Enterate por mail las actualizaciones del blog!

EL GREMIO DE LOS TRABAJADORES DE RADIO NACIONAL

gremioderadio@gmail.com

martes, 9 de mayo de 2017

NO al 2x1!


La Asociación de Trabajadores de Radio Nacional se suma al repudio generalizado contra el fallo de la corte suprema que aplico el 2x1 (una reducción de pena por la vía de computar dobles los días que una persona pasa detenida con prisión preventiva, es decir sin condena) a favor de un genocida.

En consecuencia con esto llamamos a marchar el 10 de mayo junto con el bloque independiente encabezado por el Encuentro Memoria, Verdad y Justicia ( EMVyJ), que reúne a centenares de organizaciones que tienen en común no haberse dejado cooptar por los gobiernos de turno, en particular por las administraciones kirchneristas que encumbraron a Milani, otro genocida, como jefe del Ejército.

El EMVyJ será también el espacio donde marchar con la claridad política para denunciar la responsabilidad del Gobierno y todos sus aliados de Cambiemos en este fallo perpetrado por los jueces supremos que ellos propusieron para integrar el máximo tribunal, con el respaldo decisivo del Senado que controlan Pichetto y su mayoritario bloque del Frente Para la Victoria.

El fallo admnistiador viene precedido de una larga cadena de iniciativas gubernamentales sin grieta, para reintroducir a las fuerzas armadas como actor de la situación interna de un país cuyas mayorías se rebelan contra las políticas de ajuste.

Movilicémonos masivamente pero con los ojos abiertos para derrotar este fallo vergonzoso, por el juicio político a los cortesanos, por la elección de los jueces por el voto popular, revocables y responsables ante la ciudadanía, por juicio y castigo, no a la prisión domiciliaria para ningún genocida, y porque se unifiquen y aceleren los juicios a los responsables del genocidio.
Leer más

jueves, 4 de mayo de 2017

PARITARIAS YA!


El 30 de abril pasado venció el acuerdo paritario suscrito el año pasado en Radio Nacional.

La negociación del 2016 transcurrió en medio de la ofensiva del Gobierno contra los despidos de estatales y dejo como resultado, luego de asambleas y amenazas de paro, un aumento que nos significó una pérdida en términos reales de casi 10 puntos porcentuales respecto de la inflación.

Con la lucha logramos algunas compensaciones por este deterioro, como la suba del ítem ropa y las cifras no remunerativas por única vez, pero ninguno de esos montos va al salario, por lo tanto no son base para calcular los ítems, ni aportan para nuestra jubilación u aportes a la seguridad social. Debemos tener en cuenta además que hoy, luego de varias paritarias a la baja, tenemos que los básicos de la categoría 5, la más numerosa, no cubren en muchos casos la canasta familiar, lo que solo se consigue sumando ítems y dependiendo de la antigüedad.

A esto hay que sumarle que el ítem zona sigue inmóvil y que en el acta del 2016 se estableció un vago compromiso para discutir el pase a planta de contratados.

Fue un saludo a la bandera, un guiño para cerrar el problema. Las "partes" quedaron en "analizar" el tema y ni siquiera se reunieron una vez para fingir que honraban el acta, una lección muy instructiva acerca de las cláusulas que patean los problemas para adelante apelando a promesas de reaperturas cuando paso el momento más caliente de la negociación. Esta vez ni a esa instancia llegaron y los compañeros contratados, en cambio, debieron soportar los intentos de despido.

Las clausulas gatillo, con las que se intenta este año hacer pasar los acuerdos de entre 18/20%, están entre esa clase de maniobras. Y habrá que ver incluso si efectivamente se trata de cláusulas gatillo, es decir que disparen aumentos en forma automática si los precios suben más que el parámetro explicito que le dio marco a la negociación. La mayoría de las veces son cláusulas que plantean que "las partes" convienen volver a reunirse para "analizar" la situación ante el "desfasaje".... Papel mojado.

Además, en el caso de los parámetros actuales, ya no hay analista mínimamente serio que no diga que la expectativa oficial de una inflación del 12 al 17% es una quimera. Todos hablan del 25% y más. Esto sin tener en cuenta el impacto de la nueva ola de tarifazos a plazo que anunciara Aranguren, la posibilidad de una nueva devaluación ante el reclamo patronal generalizado por el "atraso cambiario" y el impacto en los precios y en los desequilibrios macroeconómicos de la maquinita de hacer dinero y retirarlo con endeudamiento vía LEBAC, todo para absorber los dólares que vienen a participar de la fiestita de la bicicleta financiera de las tasas locas del 26%. 

Así, la "clausula" gatillo tendría que quedar disparada antes de sentarse a negociar, o sea planteando el reclamo de un aumento de 35%, para recuperar lo perdido y no perder este año, otra vez, con la inflación.

La paritaria que se avecina en la radio no transcurrirá solo en el marco de una ofensiva patronal y estatal contra los trabajadores, con despidos, cierres de empresas y avances sobre los convenios colectivos. Estarán precedidas y acompañadas por intensas luchas, como las de los docentes, que no logran ser cerradas pese al concurso de la burocracia sindical.

En nuestra radio encararemos esta paritaria con el antecedente bien fresquito del altísimo acatamiento al paro que logramos el 6 de abril, de la masiva asamblea de mujeres que voto un pliego propio y de la lucha que dimos para frenar el despido de contratados no artísticos. Hace mucho que la vida sindical de la radio no cabe y ni siquiera pasa por las cuatro paredes de la oficina donde algunos sellos sin representación discuten con la empresa a espaldas de los trabajadores.

Esto supone que, para desarrollar esta paritaria, toda la cuestión pasa por desenvolver, mediante las asambleas y la movilización, la enorme reserva y disposición demostrada de los compañeros a luchar por:

· 35% de aumento

· Regularización del ítem zona

· Pase a planta de contratados

· Lactarios para las compañeras

· Licencias por violencia de género

· Aumento de la licencia por enfermedad familiar

· Acceso sin trabas ni hostigamiento al jardín maternal de la teve publica

· Aumento de la licencia por maternidad (180 días) y paternidad (90 días)

· Cupo laboral para personas trans

· Salario mínimo igual a la canasta familiar

Vamos ya a asambleas para votar nuestro pliego

Abajo el techo salarial

Por el ingreso a la paritaria de los sindicatos con inserción real entre los trabajadores, responsables ante las asambleas.



Leer más

martes, 2 de mayo de 2017

Cobro

Compañeras/as . El jueves 4 cobramos. 


Leer más

sábado, 29 de abril de 2017

1* de MAYO: UNA VEZ MAS, UN DIA DE LUCHA

El día lunes se conmemora el día internacional de los trabajadores.

Día de lucha en memoria de quienes- como los mártires de Chicago-dieron su vida luchando por alcanzar las reivindicaciones más sentidas para los trabajadores -como las 8 hs- y día de lucha para continuar defendiendo lo conquistado frente al ataque mediante el cual la clase capitalista busca “salir” de la crisis económica mundial.

Los trabajadores argentinos enfrentamos este cuadro en el marco de un gobierno que busca denodadamente “flexibilizar” la fuerza de trabajo vía la liquidación de los convenios colectivos de trabajo, impulsando una política claramente favorable a los intereses empresarios con el fin de que la economía “arranque” mediante una baja salarial que “tienten a los capitales a invertir”.

La quita de impuestos al capital agrario, los tarifazos, los beneficios astronómicos  para el capital financiero  y un endeudamiento público gigante  en el marco de una inflación que no se detiene, se conjugan con  la pretensión de imponer un tope miserable para las paritaria, miles de despidos y represión como muestra contundente de la orientación social del “cambio”. Beneficios para los empresarios. Ajuste para los que vivimos de nuestro trabajo.

Frente a ello, la clase trabajadora llega al 1° de mayo de este año como protagonista de las grandes movilizaciones populares del mes de marzo que desembocaron en el paro nacional del 6 de abril.

En Radio Nacional, luchamos  contra la intención de despedir  a trabajadores precarizados y nos encontramos en la víspera de la apertura de la paritaria.

Tenemos la obligación de continuar siendo parte de las luchas del movimiento  obrero por la defensa de nuestro convenio, salario y el pase a planta de todos los trabajadores precarizados. El alto grado de adhesión al paro del 6 de abril es la demostración cabal de que podemos vencer el ajuste.


Viva el día internacional de los trabajadores!!!

Leer más

sábado, 22 de abril de 2017

LOS ARGUMENTOS ESPURIOS DE LOMBARDI PARA JUSTIFICAR LOS DESPIDOS EN RADIO NACIONAL

El titular del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos, Hernán Lombardi, salió a justificar (Clarín 20/04) el despido de 21 exdirectores de Radio Nacional con argumentos curiosos. Por un lado sostuvo que se trataba de gente que cobraba 100 mil pesos de sueldo, con lo cual quedaría en la picota, con ese criterio, la totalidad del gabinete nacional y muchísimos funcionarios estatales que cobran remuneraciones superiores.

El argumento de los altos salarios es usado en forma discrecional por los gobiernos de turno según convenga a determinada situación: no son tan altos si se trata de defender el suculento aumento de dietas que defendieron los bloques mayoritarios del Congreso, incluido Cambiemos y el PRO y hasta se justifican niveles salariales exorbitantes y sobresueldos o gastos reservados en funcionarios para restar base material a la corrupción o por la necesidad de compensar lo que esos funcionarios, invariablemente "exitosos" en su profesión, ganarían de continuar su actividad en el mundo privado. En cambio, si se trata de esquilmar a los trabajadores con el impuesto a las Ganancias, basta que un trabajador supere por poco una canasta familiar para ser presentado como un “privilegiado” y aplicarle “con toda justicia” el gravamen. En las políticas de ajuste, dos más dos nunca es igual a cuatro.

Lombardi, además, integra un gobierno que le bajó impuestos al capital agrario y a la minería contaminante, le condonó deudas a las empresas eléctricas que le cortan la luz a millones y le entregó excepciones impositivas a las automotrices. En este contexto, el argumento presupuestario es al uso nostro. 

Lombardi tiene que explicar, también, cómo un trabajador que es parte de la planta estable de Radio Nacional, regido por las categorías de convenio, llegaría a los $ 100.000 de sueldo. Si partimos de la base que la categoría más alta a la que se puede acceder es la 1, cuyo básico es de $23.816, suponiendo que cobra adicional por título, su aplicación, refrigerio y permanencia en el cargo sumaría entre $10.000 o $15.000 ¿cómo llega a los $100.000? Como cuando se miente sobre los sueldos de los docentes, acá también se busca manipular a la opinión pública para hacer pasar un ajuste y ante la inminencia de las paritarias. No es casual que el Gobierno se acuerde ahora, un año y medio después, de la herencia de exdirectores del kirchnerismo, días después de que Radio Nacional haya sido uno de los medios públicos donde mayor acatamiento tuvo el paro nacional pasado.

Lombardi alega, al mismo tiempo, que los concursos de los que participaron los exdirectores estuvieron “amañados”. Correspondería, ante la presentación de evidencias, realizar de nuevo esos concursos mediante procedimientos transparentes. Sin embargo, Lombardi y las autoridades de Radio Nacional decidieron echarlos sin más. En el procedimiento, se cargaron a trabajadores que se desempeñaban desde hacía tiempo en las emisoras y que fueron ascendidos a directores, tras lo cual, cuando se produjo el cambio de gestión, volvieron a sus puestos anteriores. Con este antecedente, ¿quién querrá asumir la responsabilidad de dirigir, aunque sea en forma interina, una radio si eso lo convierte en un nuevo integrante de las "capas geológicas" a limpiar?

El funcionario, en otras entrevistas, (La Nación, 17/04) también reivindicó el compromiso que acaban de asumir los actuales directores de la radio para abandonar sus cargos ni bien finalice el mandato del presidente Mauricio Macri, es decir que se aseguraron una estabilidad por los próximos dos años y medio, de la que no gozan, en cambio, los cientos de trabajadores que ingresaron a la emisora por “Ley de Contrato de Trabajo”, con la excusa de que el convenio que garantiza la estabilidad plena se encuentra en constante proceso de revisión desde hace más de una década o el centenar de trabajadores hiperprecarizados que tiene contrato a plazo fijo con salarios por debajo del mínimo vital y móvil en su mayoría. Le proponemos a Lombardi que se abran concursos genuinos para refrendar todos los cargos jerárquicos “que se van a ir cuando termine la gestión” de la radio, en base a parámetros objetivos accesibles a todos y que el desempeño de quienes obtengan el puesto pueda ser auditado por quienes siempre se ven más afectados por los desaguisados de los funcionarios de turno, es decir nosotros los trabajadores.

No hay que olvidar que quienes hablan de no querer seguir aumentando las “capas geológicas” en el Estado son los representantes políticos, si no ellos mismos, de la burguesía nacional e intereses capitalistas multinacionales, que se sirven sistemáticamente del Estado para engrosar sus ganancias o directamente saldar sus cuentas, pero, lo dejan muy claro, “no tiene que ser un refugio para conseguir empleo” o sea, a los trabajadores, ni cabida. Los partidos que se turnan en el manejo del Estado desde hace décadas no integran capas geológicas, son la geología misma. Lombardi es radical, sabe de esto mejor que nadie. Lombardi olvida su paso por la Alianza, el gobierno de la Ciudad, etcétera, como la no despreciable cantidad de funcionarios del actual gobierno que fueron del anterior, así como del anterior que se conchabaron en éste y que lo habían sido de gestiones aliancistas, duhaldistas, menemistas y demás. El problema no es que el Estado sea un refugio para conseguir empleo, el problema es que el Estado, bien arriba en su cabeza, es un aguantadero de carreristas políticos y no de trabajadores. 

Los argumentos de Lombardi son endebles porque, en realidad, los despidos de exdirectores no tienen como fin en sí mismo achicar, con ellos, los gastos del Estado ni avanzar en ninguna equidad o excelencia en la selección de puestos de responsabilidad en la radio. No los echan ni porque ganan mucho, ni porque no sean idóneos, sino porque, al igual que en cada gobierno, la dirección busca homogeneizar el sistema de mandos para imponer un nuevo acto de disciplinamiento contra todos los trabajadores, para lubricar las condiciones de un ajuste generalizado en el contexto del inminente inicio de negociaciones paritarias.

Los despidos lanzados por la gestión de Cambiemos contaron, llamativamente, con el silencio casi generalizado de los principales afectados, que prácticamente se fueron sin chistar. Apenas ensayaron una resistencia retórica, mediática, en el campo de la discriminación ideológica y la defensa de una supuesta libertad de expresión, sin denunciar los planes de ajuste ni reclamar una acción colectiva para frenarlos. Esto en parte se explica por una consciencia estamental, corporativa. Muchos son los Lombardi de la gestión anterior, que fueron correa de transmisión de las políticas de precarización y censura que aplicó el kirchnerismo en Radio Nacional. Es decir, que hasta cierto punto volvió a regir el “entre bueyes no hay cornadas” bajo la expectativa más o menos ilusoria de que el “vamos a volver” cambie otra vez los roles y no es bueno sentar el precedente de ninguna defensa contra ningún ajuste que, cuando toque, se deba volver a aplicar.

La garantía de una carrera administrativa en el Estado basada en parámetros objetivos y sin manejos discrecionales por parte del poder de turno solo es posible mediante un sistema de concursos abierto y democrático, que ATRANA ha venido reclamando desde la creación de RTA, es decir con participación de trabajadores responsables ante sus compañeros en asamblea y removibles.




Leer más

viernes, 14 de abril de 2017

Ningún Trabajador menos en Radio Nacional

La patronal de Radio Nacional lanzó una nueva andanada de despidos con los que pretende descargar sobre los trabajadores la responsabilidad de un proyecto comunicacional y periodístico que no camina de ninguna manera.

La gestión de Cambiemos en la radio, bajo la conducción de Ana Gerschenson, no da pié con bola y redujo el ya de por sí escaso nivel de audiencia heredado del kirchnerismo.

Para desviar la atención sobre esta realidad, la gestión pretende hacer buena letra mediante una acción represiva que no responde a ningún fin de recorte presupuestario sino a un acto de intimidación política cuando se avecina la próxima paritaria.

Los 21 despidos anunciados fueron cuidadosamente seleccionados: se trata de exdirectores de filiales del interior que, tras la llegada de las nuevas autoridades, fueron relevados en esa función y quedaron trabajando en planta.

La empresa pretende valerse, otra vez, de una polarización artificial con el kirchnerismo y de su desprestigio entre los compañeros -muchos de estos jerárquicos fueron correa de transmisión de las políticas precarizadoras y de ataques a los trabajadores y a la libertad de expresión de los K- para avanzar con un acto de disciplinamiento.

El ataque vuelve a poner en el tapete el viejo lastre que arrastramos en Radio Nacional, de trabajadores incorporados a la radio bajo Ley de Contrato de Trabajo (sin estabilidad plena) y no bajo nuestro convenio, el 32/75 que se encuentra en reformulación a perpetuidad y ha sido la excusa para este sistema de ingreso irregular.

Bajo el kirchnerismo este abuso se masifico como recurso de la patronal para mantener la fidelidad militante de los ingresados, con la complicidad de las burocracias sindicales que pululan en la radio.

Rechacemos los despidos.

Hagamos asambleas en todas las filiales para defender los puestos de trabajo, por el salario, por el pase a planta de los contratados, el pase a convenio de los que están bajo Ley de Contrato de Trabajo y por sistemas de concursos para ingreso y promoción de trabajadores, transparentes, bajo control de una comisión mixta integrada por representantes electos en asamblea.

  • Contra los despidos

  • Por el 35% de aumento

  • Por la regularización del ítem “zona”

  • Por el pase a planta de todos los contratados

  • Todos los trabajadores al CCT 32/75

Leer más

martes, 11 de abril de 2017

REPUDIO DE ATRANA A LAS DECLARACIONES DE WIÑAZKI CONTRA LOS TRABAJADORES DE TELAM

REPUDIO DE ATRANA A LAS DECLARACIONES DE WIÑAZKI CONTRA LOS TRABAJADORES DE TELAM



La Asociación de Trabajadores de Radio Nacional (ATRANA) se suma al repudio contra las declaraciones del periodista Nicolás Wiñazki contra los compañeros de la agencia Télam. El mandadero de Magnetto dijo, durante la emisión del noticiero de Canal 13 del miércoles pasado por la noche, previo al paro general, que “Télam es un caso crucial: hay 200 empleados que responden todavía al kirchnerismo y que duplica a la redacción que ya había”.

El discurso macartista de Wiñazki tiene varios significados. Por un lado, buscó anticiparse a lo que -ya era evidente- sería un enorme acatamiento a la medida de fuerza del jueves en los medios públicos, en particular en la agencia oficial y en Radio Nacional. Masivas asambleas en ambos medios habían resuelto adherir a la huelga sin concurrencia al lugar de trabajo ni realizar guardias de ningún tipo. Es decir, Wiñazki, por cuenta de la patronal gubernamental, ya sangraba por la herida y se prestaba a un típico operativo de desvío de la atención.

Sin embargo, en el manejo al voleo de los números de la presunta adhesión al kirchnerismo el periodista habló intencionalmente y con deliberada imprecisión de la existencia de una cantidad de trabajadores que “duplica a la que ya estaba”. Esta parte de sus declaraciones buscan ser funcionales y pretenden preparar el terreno para un ajuste en los medios públicos. En un contexto donde se produjeron miles de despidos en distintas reparticiones del Estado, el plan no es nuevo y se puso en evidencia en el intento de hacer caer contratos en Radio Nacional y en los ataques que el gerente de Noticias de la Televisión Pública, Néstor Sclauzero, lanzó contra los trabajadores de Canal 7 cuando declaró que “tienen un perfil de empleado público”, para calificarlos luego como “un montón de gente que no han tenido formación ni exigencia profesional para hacer determinados contenidos”, “gente radicalizada que pertenece a La Cámpora o que ha tenido una gran militancia política con el gobierno anterior y con la que tenés que estar con el cuchillo en la mano.”

Wiñazki y el Gobierno recurren a la estigmatización ideológica de los trabajadores del Estado para armar una polarización artificial valiéndose del desprestigio que en sectores de la población tiene el kirchnerismo. Es un operativo que, además, desconoce las intensas luchas que los trabajadores de los medios públicos dimos contra las distintas gestiones del gobierno anterior, contra sus políticas de censura y ataques a la libertad de expresión y contra la precarización laboral que desplegaron con miles de contratados y factureros por cuyo pase a planta peleamos aún hoy.




Leer más